Acceso a la justicia para migrantes víctimas de delito en México

Acceso a la justicia para migrantes víctimas de delito en México

Los medios de comunicación prestan mucha atención al tema de los migrantes que atraviesan nuestro país de manera irregular, en parte  por el problema que representan en los ojos de la nueva administración de los Estados Unidos. En los últimos años, medios mexicanos han cambiado poco a poco la forma en la que se habla de estas personas migrantes, ahora de forma más  positiva, tratándolas como personas con derechos (aunque todavía existen excepciones). Con el trabajo de periodistas que investigan, organizaciones de la sociedad civil e incluso algunas autoridades, hoy día se puede conocer mucho más sobre el complicado contexto que hace que las personas migren o huyan de sus países. Así, se ha logrado que muchas personas dejen de llamar a las y los migrantes y refugiadas como “ilegales” , inclusive ya es reconocido que los migrantes también son víctimas del crimen y de la corrupción en México.

Claro que no todos los migrantes son víctimas de delito, pero lamentablemente es una realidad para muchos migrantes en situación irregular: estos son, quienes no han solicitado una visa para entrar al país, no han iniciado un trámite para tener residencia temporal, y no han solicitado tampoco la condición de refugiado, por los motivos que sean.

Puede ser porque no tuvieron chance de preparar su viaje por las circunstancias que vivían en su país de origen. Sabemos que en Honduras, El Salvador y Guatemala se viven situaciones de violencia que dejan a las personas sin otra opción. También puede ser porque no juntaron los requisitos o los recursos para los trámites en las instituciones mexicanas (el Instituto Nacional de Migración, INM o la Comisión Mexicana de Ayuda a Refugiados, COMAR). O puede ser porque les dijeron que es posible evitar a las autoridades, muchas veces con engaños. Otra probabilidad es que se combinen todos estos factores. Sea como sea, estar en el país sin documentos migratorios necesarios se considera una falta administrativa. Ojo, no un delito y tampoco un motivo para poder cometer delitos contra las personas en dicha situación.

Hablando de los delitos cometidos contra migrantes, estos incluyen extorsión, violencia sexual, pero también secuestro y hasta desaparición forzada. Las víctimas muchas veces no denuncian, como muchas otras víctimas en Mexico tampoco lo hacen, pero ser migrante hace que todavía sea menos probable que denuncien. La situación migratoria irregular no debe ser un impedimento para denunciar, al contrario, se puede solicitar una tarjeta de visitante por razones humanitarias al INM, por haber sido víctima o testigo de un delito. Esta tarjeta es como una residencia temporal de un año que permite al migrante permanecer en México durante la investigación del delito. Supongo que esta medida está pensada para mejorar el acceso a la justicia para migrantes. De paso, los migrantes que estaban en situación migratoria irregular “se regularizan”, y pueden residir en México, hasta trabajar. Obviamente hay otro lado de esta historia donde no resulta tan fácil obtener la tarjeta, pero primero hay que revisar algunas cifras.

Datos del INM[1] muestran que, en la práctica, esta tarjeta responde a una necesidad cada año más urgente para los migrantes víctimas de delito. Esto porque entre 2014 y 2016, entre 31% y 48% de las resoluciones positivas del INM para trámites de regularización por razones humanitarias eran de casos de víctimas de delito (también existen otras causas humanitarias como ser solicitante de la condición de refugiado, por mencionar un ejemplo). En 2014 se resolvieron positivamente 338 solicitudes, en 2015 1073 y en 2016, 1944 solicitudes fueron autorizadas, lo cual representa un aumento de 575%. La gran mayoría de las víctimas son de Guatemala, El Salvador y Honduras, lo que afirma las condiciones vulnerables en las que ellos se encuentran en nuestro país (en los mismos años, entre 92 y 93%). El INM sin embargo no resolvió todas las solicitudes positivamente. En los mismos datos, se reportan muchas solicitudes rechazadas, pero no se cuenta con suficiente información para saber si se trataba de víctimas de delitos (tan solo en 2016 el INM reporta 3098 resoluciones negativas).

Podemos estar seguros que hay muchísimos más migrantes víctimas de delito en México que los que tuvieron acceso a esta tarjeta del INM, por lo siguiente. Ya se dijo que muchos migrantes no denuncian, y la denuncia es uno de los requisitos para poder hacer el trámite de la regularización por ser víctima. Por otro lado, los migrantes que sí obtuvieron la tarjeta por este motivo, fueron víctimas de delitos calificados graves como el homicidio, secuestro, violación, extorsión y robo en ciertas circunstancias, dependiendo del derecho penal aplicable. Este último punto es muy relevante y preocupante porque deja un margen de discrecionalidad tanto para el Ministerio Público como para el Instituto Nacional de Migración, que no debería existir, al momento de decidir si autorizar el trámite migratorio o no. Puede ser que el fiscal no califica bien el delito, o que el agente de migración no comprende bien la información de la denuncia. Así algunos casos pueden ser rechazados de manera injustificada.

Por último, debemos preguntarnos ¿y en los casos de delitos no graves, sí está bien entonces que los migrantes no tengan acceso a la misma justicia? Mi respuesta es que no, no está nada bien. El adjetivo víctima de delito “grave” debe eliminarse de la Ley de Migración como un requisito, para que todos los migrantes víctimas de delito en México puedan estar de manera regular en el país mientras se investigue su denuncia, y además se esto ayudará a eliminar espacios de discrecionalidad para la actuación de las procuradurías y del INM. Las medidas creadas para garantizar derechos no pueden tener estas “trampas” y zonas grises que hacen que su implementación no tenga el impacto necesario en la población. Los problemas que tienen las instancias para procurar justicia, no deben convertirse en más problemas para las víctimas, en este caso las y los migrantes.


[ Por Jose Knippen ]

[ Artículo en el Universal ]


 

[1] Cifras tomadas de las respuestas del INM a solicitudes 0411100075716 y 0411100070617.