Comunicación e incidencia política

Comunicación e incidencia política

La dupla incidencia política-comunicación para la incidencia sirve para cumplir objetivos institucionales propios de cualquier organización de la sociedad civil (OSC). Apoyarse del trabajo en red con otras organizaciones, es una estrategia que puede lograr generar cambios en las políticas públicas de nuestro país y así, avanzar hacia la democracia sustantiva. Para muestra de ello, dos casos recientes.

A principios de septiembre, un grupo amplio de organizaciones de la sociedad civil defensoras de derechos humanos, promotoras de la transparencia y la rendición de cuentas, junto con organismos empresariales, lanzaron la Campaña Designaciones contra la Corrupción y la Impunidad #VamosPorMás, para demandar que los nombramientos públicos que darán vida al Sistema Nacional Anticorrupción, se lleven a cabo con base en perfiles ideales que privilegien el mérito personal y la capacidad profesional, y se conduzcan de acuerdo con los principios de gobierno y parlamento abierto.

Por otro lado, el Colectivo Por un Presupuesto Sostenible (Colectivo PESO), formado por un grupo de organizaciones especializadas en el análisis del presupuesto público, la transparencia y la rendición de cuentas, orientadas a mejorar la sostenibilidad de la hacienda pública nacional, hizo clara la necesidad de regular el proceso de participación pública ante el Poder Legislativo en el ciclo presupuestario. En un contexto de recortes presupuestarios, caída de los precios del petróleo y la próxima definición del presupuesto 2017, el colectivo PESO urge en la necesidad de transparentar los momentos y procesos para que cualquier persona física o moral pueda emitir una opinión fundamentada ante los legisladores, que permita generar mayor evidencia y se mejore la calidad de las decisiones sobre los recursos públicos.

¿Qué nos enseñan ambos casos? Que la comunicación para la incidencia y el trabajo de incidencia política son la dupla ideal para establecer mensajes claros y dirigidos hacia la ciudadanía, así como a las y los tomadores de decisión. Con las estrategias para la campaña “Designaciones contra la corrupción y la impunidad #VamosPorMas”, y las propuestas del Colectivo PESO para la participación ciudadana en el presupuesto, podemos ver que las recomendaciones basadas en evidencia hechas por las OSC, demuestran que el trabajo colaborativo y en red no queda sólo en la emisión de propuestas, sino en el monitoreo de las acciones y decisiones gubernamentales, para que de esta manera, se generen verdaderos cambios en la vida de las personas.


 Por Ulises Vera, Itzi Salgado y Marco Partida

[ Artículo en Sin Embargo ]

Síguenos en @FundarMexico #FundarMedia