Contar lo “bueno” cuesta mucho… y lo pagamos todas y todos

Contar lo “bueno” cuesta mucho… y lo pagamos todas y todos

Fundar, Centro de Análisis e Investigación, presentó el informe “Contar lo bueno cuesta mucho. El gasto en publicidad oficial del gobierno federal 2013 a 2016”, el cual muestra un análisis del comportamiento de este gasto para visibilizar la ausencia de cambios en las prácticas, el sobrejercicio como tendencia y los nulos avances en su regulación.

  • De seguir la tendencia actual en cuanto al incremento del gasto en publicidad oficial, el gobierno de Enrique Peña Nieto ejercerá un monto cercano a los 60 mil millones de pesos al cierre de su administración.
  • A cinco años de que Enrique Peña Nieto prometiera crear una instancia reguladora de la publicidad oficial, no se ha dado ningún avance significativo en la materia, por lo que persiste un sobreejercicio del 71.86% en este rubro.
  • El gasto excesivo en publicidad oficial se ha dado de forma paralela a los recortes presupuestarios. Las secretarías de Salud y Desarrollo Social tuvieron recortes significativos en 2015 y 2016; sin embargo, la primera gastó un monto seis veces mayor a lo aprobado en 2016 y la segunda 11 veces más.

Ciudad de México, 5 de septiembre de 2017.  El año 2017 se está perfilando como uno de los más peligrosos para el gremio periodístico en este sexenio. La continua violencia y la inseguridad socavan peligrosamente la libertad de expresión y el derecho a la información. A la par de esta terrible realidad, existen fenómenos menos visibles pero que juegan también un papel determinante en el deterioro de la situación del país y el clima adverso que enfrentan las y los periodistas. Tal es el caso de la publicidad oficial.

Cada año a nivel federal se gastan miles de millones de pesos en publicidad oficial. De seguir la tendencia actual en cuanto al incremento del gasto en publicidad oficial (crecimiento anual en términos reales de 7.6%), el gobierno de Enrique Peña Nieto ejercerá un monto cercano a los 60 mil millones de pesos (mdp) para este rubro al cierre de su administración.

Tan sólo en 2016 se ejercieron más de 10 mil 698 mdp en este tipo de gasto; si sumamos los cuatro primeros años del actual gobierno, y el primer semestre de 2017 la cifra asciende a los 37 mil 725 mdp, que equivale a cuatro veces el monto destinado en 2016 al Programa de Productividad Rural de la SAGARPA (9 mil 409 mdp); o cuatro veces el presupuesto en 2016 destinado a las Becas de posgrado y apoyos a la calidad del Conacyt (9 mil 433 mdp), las cuales beneficiaron a 57,803 personas

En la práctica, la administración pública federal sigue gastando cantidades cuantiosas de recursos públicos en publicidad oficial sin que se pueda conocer su impacto real en el derecho a la información o si se logran objetivos de política pública gracias a la información divulgada por el gobierno. El actual gobierno se ha caracterizado por los sobreejercicios en el gasto en materia de publicidad -71.86% más de lo aprobado por la Cámara de Diputados, lo cual equivale a más de 15 mil mdp adicionales-, en un periodo donde han existido recortes al presupuesto en sectores como salud, desarrollo social y medio ambiente.

En el año 2016, el gasto en publicidad oficial rebasó los 10 mil mdp, siendo Grupo Televisa y TV Azteca los que más recursos obtuvieron sumando un monto de: 3 mil 148 mdp. Televisa recibió el 18.75% y TV Azteca el 10.6% del monto total del gasto en 2016.

A nivel de dependencias, en 2015 y 2016, las secretarías de Salud y Desarrollo Social, aún tras resentir recortes presupuestarios, sumaron un monto de 4 mil 129 mdp de gasto en publicidad oficial. A pesar de que la Secretaría de Salud tuvo un recorte de 10% de su presupuesto en 2015, y 6% en 2016, ejerció 2 mil 800 mdp en ambos años, un monto seis veces mayor a lo que le fue aprobado en dicho rubro en ambos años. Por su parte, la Secretaría de Desarrollo Social tuvo un recorte de 2% de su presupuesto en 2015 y de 3% en 2016, y ejerció 1 mil 329 mdp en publicidad oficial en los dos años, un monto once veces mayor respecto de lo aprobado en ese rubro para ambos años. Lo anterior pone en duda las medidas de austeridad propuestas por la Secretaría de Hacienda y Crédito Público en dichos años y las prioridades de la actual administración.

El 16 de julio del 2012, el presidente Enrique Peña Nieto escribió un artículo titulado El comienzo del cambio en el Periódico Reforma en el cual señaló: “…impulsaré la creación de una instancia ciudadana y autónoma que supervise la contratación de medios de comunicación con fines publicitarios, en todos los niveles de gobierno. Esta medida tiene como finalidad garantizar que los contratos publicitarios se lleven a cabo bajo los principios de utilidad pública, transparencia, respeto a la libertad periodística y el acceso ciudadano a la información”. Sin embargo, a más de cinco años de su compromiso, no se ha dado ningún avance en la materia.

Lo anterior da pie a que existan relaciones financieras opacas y discrecionales entre gobiernos y medios en el país, así como censura sutil y el desarrollo potencial de redes de corrupción. Para cambiar esta situación, se necesita avanzar en establecer reglas claras sobre los gastos en publicidad oficial. Se avecinan tiempos electorales, y con esto, la tentación de realizar considerables aumentos en publicidad oficial pese al contexto de crisis de las finanzas públicas, por lo que es imprescindible que los gobiernos se comprometan a no utilizar estos recursos con fines electorales en lugar de ser destinados a la garantía del derecho a la información y la libertad de expresión.

PortadaPO

[ Consulta el informe completo ]


 Si requieres mayor información contacta a:

Itzi Salgado

Coordinadora de Comunicación

Fundar, Centro de Análisis e Investigación

Tel: 55543001 ext. 151 / 55 2970 2543

itzi@fundar.org.mx