Designaciones públicas: bajo la lupa ciudadana

Designaciones públicas: bajo la lupa ciudadana

Actualmente se están llevando a cabo procesos de renovación en dos instancias públicas cuya actuación es clave para el devenir de la sociedad mexicana así como para el fortalecimiento de derechos humanos.

El primero tiene que ver con la selección de dos nuevos ministros o ministras en la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) tras la salida del ministro Juan Silva Meza y la ministra Olga Sánchez Cordero en el mes de noviembre. No olvidemos que este órgano del Poder Judicial de la Federación es un órgano deliberativo en dónde se discuten y se debaten las tensiones normativas derivadas de la aplicación de las leyes en nuestro país. En ese sentido, las decisiones adoptadas en dicho espacio tienen impactos en la protección de derechos humanos y el acceso a la justicia. El segundo proceso se refiere a la renovación de la rectoría de la UNAM para el periodo 2015-2019. La selección de un nuevo rector resulta trascendental para la nutrida comunidad compuesta por 342,542 alumnos y 38,793 académicos[1], en tanto que le corresponde seguir fortaleciendo la educación universitaria y el impulso a la investigación en México.

Las designaciones públicas, llamadas así para referirnos a los procesos que realizan los poderes públicos para designar a los titulares de los órganos más importantes del Estado por las funciones que realizan, son de interés público en tanto que las decisiones que se adopten en dichos órganos influyen directamente en diversos ámbitos de la vida pública, e incluso, de la vida privada de todos y todas. En la gran mayoría de los casos, el marco jurídico contempla la forma en que se llevará a cabo el procedimiento de renovación. El artículo 97 de la Constitución General establece el procedimiento para nombrar a los ministros o ministras en la Corte y en el caso de la UNAM, es la Ley Orgánica la que determina esto. Sin embargo, ¿es suficiente que los procesos de designaciones públicas únicamente cumplan con los plazos legales para garantizar que dichos órganos funcionen para el beneficio público y no de unos cuántos?

Desde Fundar, Centro de Análisis e Investigación, como participantes del Observatorio Ciudadano de los Procesos de Designación de los Servidores Públicos, consideramos que el involucramiento de la ciudadanía así como garantizar la máxima publicidad en las distintas etapas del proceso abona al fortalecimiento de la independencia e imparcialidad de los órganos públicos.

La participación ciudadana en los procesos de designaciones públicas es fundamental para visibilizar la relación directa que existe entre las funciones de un órgano deliberativo en los diversos ámbitos de vida de la sociedad mexicana. La ciudadanía puede activar este mecanismo de rendición de cuentas por medio de cartas, participación en audiencias públicas, con peticiones en redes sociales, etc. Un claro ejemplo de esto lo constituye la campaña #SinCuotasNiCuates[2]” en la cual más de 40 mil personas han solicitado tanto al Presidente Peña Nieto como al Senado que “en la terna no se incluyan a militantes de partidos políticos ni a sus amistades” o el desplegado que publicaran diversos defensores y defensoras de derechos humanos en donde se formulan 10 preguntas al Presidente Peña sobre el proceso de designación a fin de “influir que el perfil de las y los candidatos contemple una sólida trayectoria dentro del Poder Judicial y cuenten con formación en derechos humanos”[3].

Aunado a esto, es de vital importancia garantizar la máxima publicidad durante todo el proceso para reducir cualquier espacio para la discrecionalidad y por lo tanto para la corrupción. En ese sentido, el uso de las nuevas tecnologías de la información responden a esta posibilidad ya que además de incentivar la participación ciudadana permite el monitoreo constante del proceso. Un ejemplo innovador es la plataforma Designaciones Públicas (www.designaciones.org) en donde tres organizaciones de la sociedad civil como Fundar, Borde Político y Artículo 19 realizan un interesante ejercicio de monitoreo del proceso de designaciones y de publicación de notas relevantes sobre el proceso, y en general, publicitan la importancia de darle seguimiento.

Ambos procesos estarían culminando para finales de este año así que no perdamos la oportunidad de sumarnos a estos interesantes ejercicios de monitoreo ciudadano para que las renovaciones en estas instancias y las que vengan en el futuro respondan al bien común y a la sociedad mexicana.

Cecilia Toledo

http://www.eluniversal.com.mx/blogs/fundar/2015/10/15/designaciones-publicas-bajo-la-lupa-ciudadana

____________________

[1] Portal de Estadística Universitaria http://www.estadistica.unam.mx/numeralia/
[2] https://www.change.org/p/senado-de-la-rep%C3%BAblica-presidente-enrique-…
[3] Diez preguntas al Presidente Enrique Peña Nieto sobre la sucesión en la SCJN. http://www.designaciones.org/#/designaciones/institucion/SCJN/documentos