El Instituto Nacional de Migración detiene migrantes y mexicanos

El Instituto Nacional de Migración detiene migrantes y mexicanos

A finales de mayo, la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) emitió una segunda recomendación al Instituto Nacional de Migración (INM) por la transgresión del derecho a la libertad de personas mexicanas. Una recomendación previa de la CNDH (58/2015) ya alertaba sobre diversos hechos en diferentes lugares del país, donde el INM había detenido a mexicanos en operativos de revisión migratoria.

Esta segunda y más reciente queja fue interpuesta por representantes de tres víctimas tzeltales de Chiapas, quienes habían salido por primera vez fuera de su comunidad para ir a trabajar a Sonora. A pesar de acreditar su nacionalidad mexicana, fueron detenidos y llevados a una Estación Migratoria. Casos como este reflejan una mala práctica del INM, que podría incluso ser más amplia y recurrente. ¿Cómo pudo haber pasado esto? Para entenderlo, hay que tomar en cuenta cómo opera el INM en lo que llaman “control migratorio”, que implica detectar personas migrantes carentes de permisos de viaje o estancia en México.

Como ya es de conocimiento común, muchos migrantes  -principalmente de Guatemala, Honduras y El Salvador- transitan de esa manera por nuestro país, huyendo de la violencia económica y social de sus lugares de origen. El INM realiza operativos de revisión migratoria en diferentes carreteras y caminos que pueden usar estos migrantes, para llevarlos a Estaciones Migratorias y en la mayoría de los casos, deportarlos. Dichos operativos se convierten en verdaderas persecuciones que ponen en peligro a las personas ya que incluyen malos tratos, amenazas y uso excesivo de la fuerza. Incluso son bastante polémicos si los vemos desde una perspectiva de derechos humanos, ya que se realizan en un contexto con nula supervisión y con una población en situación de vulnerabilidad.

En su defensa, los agentes del INM afirman que su labor es peligrosa, ya que entre los migrantes podría haber coyotes o personas vinculadas con la delincuencia organizada, lo cual sin duda representa un asunto muy complejo y delicado que no tiene una respuesta política adecuada todavía.

Pero otro caso reciente pone en duda su defensa: agentes del INM bajaron a mexicanos del transporte en Querétaro, porque creían que eran guatemaltecos. Acusaron a una persona de traer documentos falsos, y amenazaron con deportarlos. Las víctimas estuvieron privadas de la libertad por varios días. Afortunadamente pudieron interponer sus denuncias penales y quejas en la CNDH con acompañamiento de diversas organizaciones.

 Recomendaciones de la CNDH para combatir las malas prácticas del INM

En la más reciente recomendación de la CNDH dirigida al INM, se insta al Comisionado del INM a reparar los daños ocasionados a las personas en los términos que señala la Ley General de Víctima: se les otorgue atención psicológica, que se dicten medidas claras e inequívocas para garantizar los procedimientos que deberán seguir los servidores públicos y que durante las revisiones migratorias se encuentren con personas que refieran ser de nacionalidad mexicana. También están acciones como capacitar a sus servidores públicos sobre seguridad jurídica, libertad de tránsito, libertad personal, seguridad e integridad personal, no discriminación y acceso a la justicia, entre otros.[1]

Además de los dos casos señalados, esta institución solamente conoce una parte del panorama total de violaciones a derechos humanos contra migrantes, ya que muchos casos no se denuncian. Es importante destacar que la CNDH reconoce que el INM carece de facultades para solicitar a una persona mexicana que se identifique durante revisiones migratorias en carretera y para determinar la autenticidad de documentos, por lo que en caso de duda debe predominar la presunción de nacionalidad mexicana.

Sin embargo, tampoco cuestiona los operativos o la detención migratoria en sí. Algo que todavía hace falta es que la CNDH revise todas las otras quejas relacionadas con operativos del INM. El desafío en estos casos (también recurrentes) es que las víctimas no siempre pueden estar para dar seguimiento a los procedimientos burocráticos. Toca pensar y actuar “fuera de la caja” para que no queden impunes los abusos.

[1] Recomendación 22/216. Sobre el Caso de Violaciones a los Derechos Humanos a la Libertad Personal, de Tránsito. A la No Discriminación, a la Integridad y Seguridad Personal, y al Acceso a la Justicia en Agravio de V1, V2, V3 y V4 de nacionalidad mexicana.

cndh.org.mx/sites/all/doc/Recomendaciones/2016/Rec_2016_022.pdf

Conoce más del caso: https://vimeo.com/161527014

[2] Recomendación 58/2015. Sobre el caso de violaciones a los derechos humanos a la seguridad jurídica, a la libertad personal y de tránsito, y a la no discriminación en agravio de V1, V2, V3, V4, V5, V6, V7, V8, V9, V10, V11, V12, V13, V14 y V15 de nacionalidad mexicana. CNDH.

http://www.cndh.org.mx/sites/all/doc/Recomendaciones/2015/Rec_2015_058.pdf

[1] Comunicado de prensa del Instituto para las Mujeres en la Migración (IMUMI), 15 de junio de 2016

Por José Knippen

www.eluniversal.com.mx/blogs/fundar/2016/06/25/el-instituto-nacional-de-migracion-detiene-migrantes-y-mexicanos