La ciudadanía, pilar para combatir a la corrupción

La ciudadanía, pilar para combatir a la corrupción

Estamos ante un momento histórico en donde probaremos si un mecanismo ciudadano es capaz de mejorar la articulación y coordinación de esfuerzos en materia anticorrupción en nuestro país.

La corrupción y la impunidad son, lamentablemente, el pan de cada día en nuestro país. Los periódicos, la radio y la televisión nos ofrecen, de forma cada vez más frecuente, noticias de actos de corrupción que incluyen desvíos, desfalcos, mal uso de recursos públicos, etc., por parte de funcionarios que actúan en solitario o, las más veces, en colusión con otros actores. Estas historias nos generan toda una gama de sentimientos que incluyen frustración, impotencia, tristeza y, sobre todo, desinterés en los asuntos públicos y en las autoridades. Los escándalos de Javier Duarte en Veracruz relacionados con medicamentos son, quizás, el ejemplo más lastimoso, aunque no el único, en donde vemos que la corrupción afecta y puede incluso costar vidas.

Pero, ¿cómo podemos, como ciudadanos y ciudadanas, participar activamente en el combate a la corrupción y canalizar de forma positiva estos sentimientos? Pues bien, en 2015 y 2016 se llevaron a cabo importantes reformas a la constitución y se crearon o modificaron siete leyes con el objetivo de crear un Sistema Nacional Anticorrupción (SNA), que coordinará y articulará a nivel federal el trabajo de distintas agencias para la prevención, sanción, investigación y combate a la corrupción. La lógica detrás de la creación de este SNA es que ya había muchas instancias públicas trabajando en el combate y lo que se requería era articularlas y coordinar sus esfuerzos.

Además de capacidades y conocimiento técnico, valorados en función de sus expedientes y en audiencias públicas, los integrantes del CPC han mostrado el compromiso e interés de mejorar, desde la ciudadanía, la coordinación de los esfuerzos para el combate a la corrupción. Sin embargo, los retos que enfrenta este grupo de cinco ciudadanos y ciudadanas son enormes, dada la complejidad del fenómeno de la corrupción. Entre los retos más importantes están:

1. Aprovechar los talentos de sus integrantes para hacer recomendaciones integrales e interdisciplinarias

Los y las integrantes del CPC tienen talentos y conocimientos técnicos diversos y complementarios. Por ejemplo, algunos y algunas tienen experiencia en la creación e implementación de plataformas electrónicas, otros y otras tienen conocimiento y práctica en temas de justicia y derechos humanos, otros y otras han participado y/o presidido comités de otros órganos autónomos, etc. Será importante entonces que sus integrantes logren potenciar y hacer uso de estos diversos talentos para realizar propuestas interdisciplinarias e integrales sobre la política nacional anticorrupción y sobre mecanismos o formas de coordinación interinstitucional e intergubernamental.

2. Potenciar su rol coordinador de la política anticorrupción

Como se mencionó, el CPC preside, a través de uno/una de sus integrantes, el Comité Coordinador (CC), que es la instancia responsable de establecer mecanismos de coordinación entre los integrantes del sistema y de diseñar, promover y evaluar las políticas públicas de combate a la corrupción. El CC se reunirá de forma ordinaria cada tres meses y su primera sesión será el 06 de abril de 2017. De ahí que es relevante que el CPC sea capaz de dirigir, coordinar y liderar los esfuerzos y trabajos de este CC para mejorar la efectividad de la política anticorrupción. El rol del CPC asemejará al de un director o directora de orquesta, el cual articula y lidera a un grupo de varios instrumentos musicales para lograr la interpretación de sinfonías.

3. Hacer uso de sus diversas atribuciones para exigir una mayor rendición de cuentas 

El CPC tiene diversas atribuciones que pueden mejorar la rendición de cuentas de la ciudadanía a las agencias públicas. Por ejemplo, el CPC puede solicitar al CC la emisión de exhortos públicos cuando algún hecho de corrupción requiera de aclaración pública.[2] Será importante entonces que el CPC haga uso de estos mecanismos para requerir a las autoridades mayores explicaciones e información sobre procesos que revisten de un mayor interés público para la ciudadanía, por ejemplo, casos en donde los montos comprometidos en actos de corrupción son exorbitantes o en donde las afectaciones a derechos son evidentes. En el régimen democrático en el que vivimos, es importante que las autoridades expliquen sus decisiones y los esfuerzos que están haciendo para cumplir con sus responsabilidades.

4. Constituirse en un vínculo efectivo entre la ciudadanía y el SNA

Una de las atribuciones más importantes del CPC es la de ser la instancia de vinculación del SNA con las organizaciones sociales, académicas y con la ciudadanía en general.[3] De ahí, que sea muy importante que sus integrantes logren llevar, plasmar y articular las preocupaciones y propuestas ciudadanas en políticas concretas y también que propongan mecanismos para que la sociedad participe en la prevención y denuncia de faltas administrativas y hechos de corrupción.[4] Sólo creando esta relación bidireccional, el CPC se convertirá un motor ciudadano de cambio.

Es evidente entonces que el CPC enfrenta varios desafíos, sin embargo, las oportunidades también son muchas. Estamos ante un momento histórico en donde probaremos si un mecanismo ciudadano es capaz de mejorar la articulación y coordinación de esfuerzos en materia anticorrupción en nuestro país. Esto nos trae de vuelta a la pregunta que planteamos inicialmente sobre cómo podemos, como ciudadanos y ciudadanas, participar activamente en el combate a la corrupción y canalizar estos sentimientos. Una forma de participar en el combate a la corrupción desde nuestra trinchera está en monitorear y apoyar el trabajo del CPC, por ejemplo, aplaudir su actuación cuando lo amerite, defenderlo cuando haya embestidas en su contra y, en general, seguir su trabajo. Sólo con nuestro apoyo, estas cinco personas podrán liderar la revolución ciudadana contra la corrupción.


 [ Por Janet Oropeza Eng ]

[Artículo en Animal Político ]


[1] Toda la información sobre su proceso de selección puede consultarse en el sitio del Comité de Selección del CPC aquí.

[2] Artículo 23 de la Ley General del Sistema Nacional Anticorrupción.

[3] Artículo 15 de la Ley General del Sistema Nacional Anticorrupción.

[4] Artículo 21 de la Ley General del Sistema Nacional Anticorrupción.

Contenido de interés