Una sospecha legítima

El 29 de noviembre de 2011, las comunidades de Santa Úrsula y Paso Canoa del municipio de Tuxtepec y la comunidad Cerro de Oro del municipio de San Lucas Ojitlán, en Oaxaca, manifestaron que no aceptaban el proyecto alternativo de conversión de la presa Cerro de Oro en hidroeléctrica, impulsado por las empresas Comexhidro, Electricidad de Oriente y la norteamericana Conduit Capital. Las comunidades consideran que no tienen información suficiente, independiente y confiable sobre las implicaciones que el proyecto pudiera tener sobre la seguridad de sus comunidades y el medio ambiente. Esta posición ha sido cuestionada por algunos funcionarios públicos como el subsecretario de gobierno del estado de Oaxaca, Cruz López, algunos funcionarios de Conagua, los empresarios interesados, y hasta por algunos medios de comunicación que señalan que la opinión de las comunidades es motivada por suposiciones y sospechas infundadas. [ver más]

Foto: Cortesía de impulsopolitico.com.mx

Etiquetas: