Ya era hora

Teclee punto final en mi colaboración de este mes para el blog y sentí que algo faltaba. El tema que planteaba es el mismo que ahora abordo, la publicación de la Ley General de Víctimas en México, pero decidí borrar todo lo que había escrito hasta ese momento. Creo que no es sino hasta que intentamos ponernos en los zapatos de aquellos a quienes se dirige esta Ley, que no podemos siquiera empezar a comprender la relevancia y trascendencia que tiene la publicación y existencia de un instrumento dirigido a la protección de víctimas en un país como México.

Así que, con papel y mente en blanco, volví a empezar desde cero. Intenté recordar los casos de todas aquellas personas que han sufrido de forma directa o indirecta los estragos de tanta violencia, de tanto crimen, de una guerra que parece no terminar. Entre millones de casos recordé el de Don Nepomuceno Moreno, un caso que me desagarró el corazón. [ver más]