Presupuestar para cambiar

Presupuestar para cambiar
Construyendo un refugio para la humanidad
 Presupuesta lo más importante primero
Hazlo poco a poco pero sin dar vuela atrás: de manera progresiva.
El primer paso es que todas y todos tengan un estándar básico: las mujeres no pueden morir pariendo; los niños por no tener medicinas.
 Después empieza a construir desde ahí: educación, vivienda, medio ambiente, información, comunicación…
 Las personas precarizadas primero.
 Nadie puede quedar fuera: nadie puede ser discriminado.
 El refugio tiene que ser flexible para que pueda contener a todo el mundo de una: y las personas puedan quedarse el tiempo que quieran, aprendiendo y enseñando y meditando y amando.
 Después tira la llave para que sea libre como la vida y vuela alto para que puedas ver cómo el mundo cambio para bien.
 Irene Furiosa

Ann Blyberg y Helena Hofbauer escribieron el texto que se presenta a continuación, el cual es sumamente útil para entender qué implican las obligaciones del Artículo 2 del PIDESC en el funcionamiento cotidiano de las instituciones presupuestarias del Estado y su relación con la sociedad. Se trata de un esfuerzo que sintetiza, de manera clara y contundente, un estudio de más de tres años en el que participaron ocho organizaciones de la sociedad civil del sur global. El estudio se basa en casos que ejemplifican el trabajo de organizaciones de la sociedad civil alrededor del mundo que utilizaron los argumentos de derechos humanos derivados de las obligaciones de las obligaciones del Artículo 2 del PIDESC para mejorar la vida de diversas comunidades y personas.

Los casos ejemplifican algunas implicaciones que han sido desarrolladas en las Observaciones Generales del Comité DESC y que relacionan las obligaciones del Artículo 2 del PIDESC con derechos humanos específicos. Al describir y plantear no solo las estrategias que fueron puestas en marcha por la sociedad civil sino cómo plantearon sus casos utilizando argumentos de derechos humanos, pueden ser utilizadas por diversos actores para incidir en cambios en las políticas públicas en beneficios de distintos sectores de la población.

De manera personal, haber colaborado en este proyecto influyó determinantemente en mi carrera personal y me terminó de convencer de que, si queremos construir un mundo más justo, tenemos que empezar por interpelar y reformar al Estado para que en cada una de sus decisiones privilegie el goce y disfrute de los derechos humanos de todas y todos. Por eso, les estoy profundamente agradecido a las autoras y estoy seguro de que cualquier persona que lea y aplique lo que se narra a continuación tendrá mejores herramientas para pensar en esa idea tan necesaria que es el bien público.

 PortadaArt2

[ DESCARGAR DOCUMENTO ]