¡Qué se construya! La historia de Pabellón 13!

¡Qué se construya! La historia de Pabellón 13!

La historia del Pabellón 13 comenzó en 2008, cuando el Instituto Nacional de Enfermedades Respiratorias (INER) determinó que era necesario construir una clínica especializada –denominada desde entonces Pabellón 13– que contara con la infraestructura y características necesarias para atender a pacientes con el Virus de Inmunodeficiencia Humana (VIH) dentro del INER. Casi ocho años más tarde, y después de innumerables batallas en todos los frentes, incluido el legal, el Pabellón 13 no sólo no ha sido construido, sino que las autoridades del INER no han ofrecido una explicación para no hacerlo. Pero, ¿cuál es la historia de Pabellón 13 y por qué su construcción representaría un logro importante para el derecho a la salud en México?

El INER elabora un proyecto para construir un Pabellón 13

El INER es la institución que atiende a más pacientes con VIH en el país, sin embargo, no cuenta con toda la infraestructura adecuada para hacerlo. Históricamente, los pacientes con VIH han sido atendidos en el INER dentro del Pabellón 4, en donde comparten cuarto y sanitarios con otros pacientes que padecen otras enfermedades infecciosas y donde no existe un sistema de ventilación que evite la transmisión de agentes patógenos. Esta situación está lejos de los estándares internacionales que señalan que, dado que los pacientes con VIH tienen un sistema inmunológico debilitado, éstos deben ser aislados durante su tratamiento del resto de los pacientes para evitar el contagio de otras enfermedades. De acuerdo con Rubén Valdez, Presidente del Comité de usuarios con VIH/SIDA de los servicios de salud del INER (USINER), “esta situación ocasiona que algunos pacientes con VIH que ingresan al INER por alguna enfermedad respiratoria se contagien de otras enfermedades más severas –lo que se conoce como coinfección– y tengan un periodo de recuperación más largo o incluso que mueran.” De acuerdo con Rubén, en el INER la tasa de mortalidad de los pacientes de VIH es de 18-19%, mientras que en Estados Unidos, que sí cuenta con la infraestructura para atender adecuadamente a estos pacientes, es de 3%.

En 2008, el INER reconoció que era necesario construir una clínica especializada –el Pabellón 13– para poder atender adecuadamente a pacientes con VIH, ya que no era factible remodelar el Pabellón 4. El proyecto señalaba que el Pabellón 13 sería un edificio de cinco pisos con 28 camas y con cuartos y baños aislados, que prevendrían la coinfección de pacientes. Para 2010, el INER comenzó a tramitar los permisos requeridos para la construcción del nuevo pabellón, sin embargo, en 2012 detuvo el proyecto sin ofrecer ninguna explicación.

Los pacientes piden al poder judicial garantizar su derecho a la salud

Ante este escenario, a finales de 2012, tres pacientes del INER que viven con VIH, con apoyo deFundar, Centro de Análisis e Investigación, interpusieron un amparo ante instancias judiciales en donde argumentaron que la negativa del INER a construir el Pabellón 13 constituía una violación a su derecho al más alto nivel posible de salud. El caso tuvo tal relevancia que llegó a la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN), quien en octubre de 2014, resolvió que la atención médica otorgada hasta entonces a los pacientes no resultaba apegada al derecho humano del nivel más alto posible a la salud ni a las obligaciones internacionales que el Estado mexicano ha adquirido en la materia. La Corte, por tanto, ordenó a las autoridades responsables garantizar dicho derecho al nivel más alto posible de salud, pidiéndoles decidir qué medida era la más adecuada, si remodelar el Pabellón 4 en donde actualmente son tratados, o construir un nuevo pabellón hospitalario. La Corte también señaló que, cuando el Estado mexicano incumpla con la plena realización del derecho al nivel más alto posible a la salud, deberá demostrar que ha hecho todos los esfuerzos posibles para utilizar hasta el máximo de los recursos con que dispone.

Los retos en la implementación de la sentencia

Aunque inicialmente la sentencia de la Corte fue una buena noticia para los pacientes del USINER, su implementación ha enfrentado numerosos retos. El más importante es que el INER ha dejado de lado la construcción del Pabellón 13 y comenzado a remodelar el Pabellón 4, aun cuando el mismo había determinado en 2008 que no era factible remodelar ni adecuar este Pabellón para que cumpliera con los estándares internacionales de atención (aislamiento, sistemas que eviten la transmisión de agentes patógenos, etc.). Para Rubén, “sería muy grave que el juez encargado de implementar la sentencia aceptara la remodelación, además de que a los pacientes nos generaría una gran desilusión en las instituciones de México”. Ante la situación actual, Fundar y el USINER lanzaron una campaña llamada “¡Qué se construya!” para exigir a las autoridades del sector salud en distintos niveles la construcción del Pabellón 13. La campaña incluye una petición que puede ser firmada por cualquier persona y un video en donde se expone la problemática alrededor de la construcción del Pabellón 13.

Ante mi pregunta de qué representaría la construcción del Pabellón 13 para los pacientes del USINER, Rubén señala que “su construcción no sólo garantizaría nuestro derecho al nivel más alto de salud, sino que significaría que hemos sido escuchados y tomados en cuenta.” ¡Te invitamos a firmar la siguiente petición para apoyar la construcción del Pabellón 13!

 

Janet Oropeza Eng