Search
Close this search box.

El Seguro Popular y la muerte materna

En los últimos años, coinciden las publicaciones del Informe de la Cuenta Pública 2013 de la Auditoría Superior de la Federación y la NUMERALIA 2013 de muerte materna, elaborada por el Observatorio de Mortalidad Materna en México.

A la luz de esta información ¿qué nos dice del Seguro Popular? En general que las cosas siguen igual, es decir, un importante número de mujeres que murieron durante el embarazo, el parto o posteriormente, contaban o las registraron como afiliadas al Seguro Popular. Recordemos que cada afiliado tiene un valor contable, es decir, un precio y que mientras más, más ingresos.

En 2012 del total de 960 mujeres fallecidas por muerte materna, el 55 % contaba con Seguro Popular, en el 2013 la cifra fue del 51.6 % de un total de 861 mujeres. Ciertamente las cifras han bajado, pero son 444 mujeres fallecidas que contaban con una serie de servicios en salud cuya atención segura y de calidad se supone estaría garantizada. Por lo menos así es como públicamente se promueve la afiliación al Seguro Popular a las mujeres embarazadas mediante la estrategia de Embarazo Saludable.

La constante falla del Seguro Popular en proveer realmente atención en salud materna es preocupante de hecho, la Auditoria Superior de la Federación (ASF) apunta a un elemento clave para explicar esta situación. En relación al Cumplimiento del mandato del Sistema de Protección Social en Salud, y del Seguro Popular (su brazo operativo), la Auditoria destaca:

Para 2013, la Comisión Nacional de Protección Social en Salud (CNPSS) y los Regímenes Estatales de Protección Social en Salud (REPSS) no contaron con indicadores, metas, ni con información para evaluar el cumplimiento del mandato del Sistema de Protección Social en Salud (SPSS), relativo a garantizar el acceso efectivo, oportuno, de calidad, sin desembolso al momento de utilización y sin discriminación a los servicios médico-quirúrgicos, farmacéuticos y hospitalarios que satisfagan de manera integral las necesidades de salud.

La pregunta obligada es ¿cómo se mide el presupuesto que se asigna al Seguro Popular? En el 2013, representó el 57.45 % (68,307.2 millones de pesos) del presupuesto asignado a los servicios estatales de salud, hospitales e institutos de especialidades a través de la Secretaría de Salud federal. Esto recursos se miden solamente con el cumplimiento de las metas de afiliación establecida para cada año, desde el 2004 que entró en funcionamiento y en ocasiones también por el número de atenciones hospitalarias.

Además no es suficientemente riguroso en la forma de registrar a la población, de ello da cuenta la ASF al igual que en la Cuenta Pública del 2012 que en su última Auditoría refleja datos de colisión de afiliación, esto es personas anotadas en el Seguro Popular y que también están en las instituciones de la seguridad social como el IMSS o el ISSTE, para dicho año del total de las personadas afiliadas al Seguro Popular fueron un 24.7%.

Un segundo elemento que la Auditoría resalta y que sería una razón del por qué fallecen tantas mujeres con Seguro Popular, es la baja cobertura de padecimientos que cubre: de las 344 enfermedades cubiertas por el Seguro Popular en 2013 representaron el 2.4% de los 14,176 padecimientos registrados en el Catálogo de la Clasificación Internacional de Enfermedades y Problemas relacionados con la Salud.

Tan mínima seguridad en recibir atención de necesidades en salud, es bastante probable que sea una situación que a las mujeres las pone en riesgo cuando padecen algo que esté fuera del catálogo del Seguro Popular.

Con datos del Observatorio, 28.2 %, prácticamente un tercio de las mujeres murieron por causas llamadas indirectas, esto es las que no están directamente relacionadas con el estado de gestación o pos parto en que la mujer está. Es una cantidad importante y según información de la propia Secretaría de Salud, varias corresponden a padecimientos que son comunes en los servicios de salud, y que por lo mismo deberían ser atendidos oportuna y con capacidad de resolver, enfermedades tales como respiratorias, digestivas, cardiopulmonares, y otras más complejas como tumores, VIH/SIDA, hepatitis o tuberculosis.

A la par, el 50. 1 % de las causas de la muerte son las recurrentes, el 23.7 % por enfermedades hipertensivas del embarazo, 17.5 % por hemorragia del embarazo, parto y posparto y 8.9 % por aborto, ese comportamiento reiterativo, también nos habla de las deficiencias en la atención, porque si son tan repetitivas, todo debería estar hecho para que su atención fuera real y efectiva.

Por último, la Auditoria llama la atención sobre que por lo menos hay prácticamente 4 millones de personas que no están ni en la seguridad social ni en el Seguro Popular, conllevándolas a una seria precariedad en acceder a la salud, pese a que es un derecho constitucional, en México se condiciona a pertenecer a alguna institución o al Seguro Popular. Y como hemos visto, la Secretaría de Salud y la propia Secretaría de Hacienda, todavía distan mucho de rendir cuentas del Seguro Popular, desde la verificación de los enormes recursos que se le asignan hasta de que los fondos se ajusten a los fines para lo cual se creó. Tal vacío evidentemente se transforma en la demanda, su rendición de cuentas absolutamente transparente, pública, con espacios y mecanismos de participación, de tal suerte que la población pueda proponer mejoras y estar ser incorporadas en su diseño y gestión.

Daniela Díaz

http://www.publimetro.com.mx/trapitos-al-sol/el-seguro-popular-y-la-muerte-materna/mocq!tOehbdLIMI/