Search
Close this search box.

Participación de México en la ONU: oportunidad para reducir impactos de la evasión fiscal en los derechos humanos

  • Inician las primeras discusiones hacia la creación de la Convención Tributaria Internacional en la ONU.
  • Por primera vez en la historia, las reglas de tributación internacional serán debatidas y acordadas en un espacio inclusivo y en igualdad de condiciones para todos los países.
  • México, como parte de la mesa de trabajo en la ONU del Comité Especial, tiene la oportunidad de poner fin a los abusos fiscales globales y ampliar los recursos disponibles para los derechos humanos.

 

Nueva York, EUA, 30 de abril de 2024.-  El pasado viernes 26 de abril inició el primer periodo de sesiones del Comité Especial de las Naciones Unidas encargado de redactar los Términos de Referencia para una Convención Marco de las Naciones Unidas sobre Cooperación Internacional en Cuestiones de Tributación, la cual fue resultado de la resolución aprobada en noviembre de 2023 por parte de la Asamblea General de la ONU gracias al liderazgo del Grupo de Países Africanos.

Del 26 de abril al 8 de mayo, los países miembros podrán negociar en igualdad de condiciones las principales reformas para fortalecer la cooperación tributaria internacional, tomando en cuenta las necesidades específicas de países de ingresos medios y bajos.  La Convención permitirá la creación de reglas legalmente vinculantes para todos los Estados miembros, con lo que permitirá regular de mejor manera el abuso fiscal corporativo a nivel mundial.

A pesar de tratarse de una resolución histórica, su aprobación en noviembre pasado no fue unánime. Varios países del “Norte Global” actuaron en bloque con el objetivo de debilitar la propuesta inicial y finalmente votaron en contra de la resolución. Inclusive, el Reino Unido introdujo una enmienda previa a la votación definitiva con la cual buscaban eliminar la palabra “convención”, a fin de que, en la práctica, las reglas creadas no fueran vinculantes para los países. Si bien esta enmienda fue rechazada, es importante recordar que México votó a favor de esto y posteriormente se abstuvo en la votación para la creación de la Convención Tributaria.

Durante estas primeras sesiones dedicadas a cuestiones procedimentales y modalidades de trabajo, se tomaron decisiones bajo principios de inclusión y participación en equidad, por lo que se acordó que el proceso de toma de decisiones se realizaría por votación de mayorías y no por consenso, lo cual hubiera permitido que países como Estados Unidos vetaran cualquier decisión. También se nombró a Egipto como presidencia del Comité, demostrando el apoyo al liderazgo de los países africanos, y se decidió que la mesa o bureau encargado de analizar las propuestas para el Comité estaría conformada por países de todas las regiones del mundo, entre ellos México.

Por más de 25 años, en Fundar hemos trabajado en México y la región latinoamericana para generar propuestas para construir políticas tributarias y de gasto público con perspectiva de derechos humanos que permitan combatir las desigualdades. La Convención es el primer paso para que los países discutan en un escenario igualitario, pues hablar de reformas a la estructura tributaria internacional también es hablar de la garantía de los derechos humanos. Las pérdidas millonarias de recursos, como consecuencia del abuso fiscal y la evasión tributaria limitan drásticamente la posibilidad de los Gobiernos para implementar políticas públicas que garanticen los derechos humanos de su población, servicios públicos de calidad y redistribuir de forma más equitativa el ingreso y la riqueza en un mundo cada vez más desigual.

De acuerdo con la organización Tax Justice Network (TJN) mundialmente se pierden 480 mil millones de dólares al año debido al abuso fiscal corporativo y extraterritorial. El impacto de ello afecta con mayor agudeza a los países de ingresos bajos, para los cuales las pérdidas de impuestos equivalen a casi el 50% del presupuesto en salud pública. Para el caso de México, anualmente el país deja de ingresar casi 7 mil millones de dólares, lo que equivaldría a más del 20% de nuestro presupuesto en salud o al 13% de gasto en educación pública.

Por ello, durante este proceso histórico, la participación de las organizaciones de la sociedad civil y academia será clave para sumar distintas perspectivas. En este sentido y en respuesta al llamado del Comité Especial a Gobiernos, organizaciones, academia y otros actores a enviar insumos sobre los problemas específicos que debieran de ser atendidos en el marco de la Convención Tributaria, las organizaciones de la sociedad civil a nivel global hemos insistido en la necesidad de que la Convención Tributaria tenga como principios generales el resguardo y garantía de los derechos humanos, el desarrollo sostenible, la perspectiva de género y otras interseccionalidades. Por ello, desde Fundar y como parte de la Iniciativa de los Derechos Humanos en la Política Fiscal hicimos llegar un documento donde enfatizamos la necesidad de considerar las distintas obligaciones de derechos humanos en materia fiscal.

Desde Fundar creemos fundamental dar seguimiento a las sesiones de negociación del Comité Especial, particularmente para proteger los principios mencionados como guía del proceso y eventual redacción de la Convención Tributaria. Confiamos que en estas primeras sesiones México, como parte del bureau del Comité, impulse la creación de una Convención verdaderamente inclusiva, equitativa y que vele principalmente por las necesidades de los países de ingresos medios y bajos. Esperamos, además, que las distintas delegaciones se adhieran al impulso de una Convención Tributaria guiada bajo los principios de realización de los derechos humanos, la promoción del desarrollo sostenible y el financiamiento para hacer frente a la crisis climática como objetivos de cualquier negociación sobre tributación internacional.

 

 

Información adicional:

 


Contacto para prensa:

Mariana Gurrola | [email protected] | 55 5157 3914