Search
Close this search box.

Asignación presupuestal eficaz, garantía de las mujeres a una vida libre de violencia

LOGO RED NACIONAL DE REFUGIOS    LOGO HORIZONTAL

Actualmente, según datos de INMUJERES  en México operan 72 refugios, de los cuales 45, (correspondiente al 62.5%, la mayoría operados por organizaciones de la sociedad civil) están articulados en la Red Nacional de Refugios (RNR), para garantizar una atención profesional, digna y cálida apegada a un Modelo de Atención. En tan sólo los últimos 5 años los refugios integrantes de la RNR proporcionaron servicios de protección a 23,853 personas (mujeres, niñas y niños) que sobreviven distintas formas de violencia en el ámbito familiar o doméstico y tienen que salir de sus casas donde su vida y su integridad personal están en riesgo.

El papel de los refugios de la RNR para atender y proteger a las mujeres, sus hijas e hijos es una pieza clave para la recuperación física y emocional de las víctimas pero también para el empoderamiento de las mujeres desde una perspectiva de derechos humanos y de género con el fin de prepararlas a afrontar y reparar las secuelas físicas y emocionales que ha dejado la violencia y construir un nuevo proyecto de vida.

En 2007, la Ley General de Acceso de las Mujeres a una Vida Libre de Violencia, adoptada para responder a la impunidad y el vacío institucional identificado a partir de los miles de feminicidios en Juárez y todo el país, reguló las funciones y los procedimientos de los refugios en un Modelo de Atención de la violencia. Los financiamientos públicos que reciben los refugios para proveer sus servicios de protección están ubicados en el programa presupuestario P017 que es operado por el Centro Nacional de Equidad de Género y Salud Reproductiva (CNEGSR) de la Secretaria de Salud; y en el Programa de Apoyo a las Instancias de las Mujeres en las Entidades Federativas operado por el Instituto Nacional de Desarrollo Social (Indesol).

Sin embargo, como lo ha mostrado el Diagnóstico sobre los refugios en la política pública de atención a la violencia contra las mujeres en México realizado por Fundar en 2015, el acceso de los refugios a estos recursos públicos es a través de convocatorias anuales, por medio lineamientos que cambian año con año, sin existir reglas de operación y sin que haya transparencia en los criterios finales de asignación de los recursos a los refugios. Además,  las ministraciones suelen ser liberadas muy tardíamente, lo cual genera varias dificultades para la correcta operación de los refugios y la digna atención de las mujeres, sus hijos e hijas víctimas de violencia.

Estas deficiencias en la asignación presupuestal a los refugios es un claro reflejo de la falta de compromiso del Estado Mexicano para atender y proteger a las mujeres, sus hijas e hijos que han sobrevivido a la violencia y que han encontrado en los refugios la oportunidad de salir del ciclo de malos tratos y preservar su vida y su integridad.

En un contexto de serias deficiencias de las instituciones encargadas de la política integral de prevención, atención, sanción y erradicación de la violencia contra las mujeres como el sector salud y de la justicia, los refugios se han constituido como uno de los pocos espacios de protección y seguridad que otorgan atención a las mujeres, sus hijas e hijos a partir de un enfoque integral y multidisciplinario.

A nombre de las miles de mujeres que son víctimas de algún tipo de violencia en nuestro país y de sus hijas e hijos es imperante  cumplir con las recomendaciones que el Comité de la CEDAW ha hecho a México para garantizar que los refugios funcionen como un espacio de apoyo digno.

En este día Internacional de las Mujeres, símbolo de las luchas de las mujeres en el mundo por sus derechos y por mejorar sus condiciones de vida, Fundar y la RNR hacen un urgente llamado al Estado Mexicano a través de la Secretaría de Hacienda, la Secretaría de Salud y las Instancias cuyo mandato tienen el deber de proteger a las mujeres, sus hijos e hijas víctimas de violencia de género en el ámbito familiar, para que hagan efectivo el compromiso de promover el derecho de una vida sin violencia y se entreguen los recursos asignados a los refugios a través del PEF 2016 en tiempo y forma.