¿Compas, dónde andan?

¿Compas, dónde andan?

Hace unas semanas les escribí preguntando dónde andaban, y desde luego no escribí pensando en recibir respuesta, pero sí escribí esperando respuesta. Quiero decir, sabía que a mí no me contestarían, pero quizás sí al país.

En Fundar, Centro de Análisis e Investigación llevamos más de diez años observando, monitoreando y relacionándonos con el Poder Legislativo, y en esa misma cantidad de años hemos demandado la necesidad de tener un Poder independiente que ejerza un real control y contrapeso al Ejecutivo.

Nos ha tocado lidiar con la opacidad de sus acciones e ir trabajando con ellos para que existan más y mejores mecanismos de comunicación y de información sobre su trabajo. Hemos conseguido abrir algunos espacios para la participación ciudadana en procesos de negociación presupuestaria, o en consultas para la redacción o construcción de modificaciones normativas.

Hemos visto la mayoría priista y la panista, la fluctuación de las izquierdas, y escándalo tras escándalo, pero también la consecución de reformas y legislaciones fundamentales para el avance de los derechos, como las reformas en materia de derechos humanos, violencia contra las mujeres, acceso a la información, entre otras.

Atestiguamos desvíos de fondos como lo hizo Luis Pazos a Provida, comenzamos estudiando una Cámara de Diputados que no llegaba en la LIX legislatura a más de 30 comisiones ordinarias y que hoy en la LXII cuenta con 56. Nos tocó ver un veto presidencial al presupuesto en tiempos de Fox, atestiguamos cómo el Presidente dejó de ir a rendir su informe, peleamos por la publicidad de las declaraciones patrimoniales de los 500 diputados en la LXI legislatura. Pasamos de escuchar un “por qué tendría que escucharte si a ti nadie te eligió”, hasta lograr firmar una Alianza para el Parlamento Abierto.

Entramos a escondidas en cajuelas, conseguimos como diera lugar el dictamen de Presupuestos para publicarlo en nuestra página de internet y que estuviera público, este año se publicó en la gaceta parlamentaria antes de su publicación.

Diez años de ir y venir, ver literalmente de todo; diez años de creer que se puede cambiar, diez años de invitar a otras organizaciones a que se acercaran a ellos para incidir y hacer mejor política pública, diez años de hablar con infinidad de colegas y ciudadanos haciendo énfasis en que sí se puede y que ellos los legisladores deben responder.

Hoy, tras diez años, ésta que escribe termina su carrera en Fundar, preguntándose hoy que el país está tan mal, hoy que ellos tendrían que estar investigando lo que sucede en términos de corrupción, hoy que tendrían que estar llamando a comparecer a Gobernación, ejército, policía del DF, defendiendo a la ciudadanía, ¿dónde están? ¿Qué están haciendo además de pelearse por mantas o comisiones de investigación que nunca llegarán a ser o terminarán infructuosas? ¿Cómo defender su trabajo, cómo pedir a la gente que dé un voto de confianza a ustedes que no están? ¿Cómo pensar en reelegir a figuras como ustedes que NO responden? ¿Cómo duermen… tranquilos? ¿Dónde ponen los ojos cuando ven las calles del país inundadas de corrupción, injusticia y gente clamando por que las cosas cambien? ¿Dónde están, compas?

Si los propios legisladores no entienden la importancia de su labor de control, de la necesidad de que inicien también procesos de investigación que llamen a cuentas a los responsables en el Ejecutivo, si no entienden la necesidad de acabar con su partidocracia y que de verdad nos representen, si ellos no rinden cuentas a la ciudadanía, ¿cómo explicar a la gente que vale la pena tener un Congreso si este NO reacciona ni está presente cuando ahora más que en años es cuando más se les necesita? ¿Cómo construyen democracia?

¿Dónde andan, compas? ¡Reaccionen!

Melissa Ortíz

http://www.animalpolitico.com/blogueros-res-publica/2014/11/27/compas-donde-andan/