Desafíos de la publicidad oficial para 2016

Desafíos de la publicidad oficial para 2016

Gobernar es comunicar, sin información relevante y útil a la ciudadanía difícilmente se podrá avanzar hacia una libertad de expresión plena, ligada a una democracia simétrica y no arbitraria. Esta relación del gobierno con los medios de comunicación ha sido enmarañada desde tiempos memorables, debido a los grandes y oscuros intereses que hay detrás y de por medio. Como lo hemos venido punteando, no sólo este año sino desde mucho tiempo atrás, se requiere poner en marcha algún mecanismo para la asignación de la publicidad oficial.

El 2015 está por terminar y lo cerramos sin poder comunicar avances en materia de publicidad oficial, ya que prácticamente han sido nulos. Las autoridades dedicaron el año a “hacerse de oídos sordos y de vista gorda” a pesar de todas las investigaciones, análisis, y propuestas realizadas por la sociedad civil –el Índice de acceso al gasto en publicidad oficial en las entidades federativas ; la propuesta a la Comisión de Presupuesto para realizar mejorar al tema de publicidad oficial en las disposiciones del PEF; y el informe sobre censura indirecta en México  por mencionar algunas-.  Esperemos que el 2016 sea un año de cambios positivos.

Aquí algunos desafíos de la publicidad oficial para el próximo año.

* Uno de los principales desafíos, sino es que el más importante, es el de la transparencia. La cual permitirá que la ciudadanía conozca, monitoree y evalúe lo relativo al uso de los recursos públicos para la publicidad oficial, y sobre todo que se efectúe una rendición de cuentas adecuada. Si bien la publicación de la Ley General de Transparencia fue un avance, la transparencia va más allá de esta.

* Aunado al reto anterior, y que deriva de la Ley General, es la implementación de la Plataforma Nacional de Transparencia en mayo de 2016. La participación de todos los sujetos obligados (estatales y federal) para el cumplimiento de la obligación común -artículo 70 fracción XXIII, los sujetos obligados deberán poner a disposición del público la información correspondiente de “los montos destinados a gastos relativos a comunicación social y publicidad oficial desglosada por tipo de medio, proveedores, número de contrato y concepto o campaña”-,  será fundamental para evitar la opacidad, y la  corrupción en torno al tema que nos compete.

* Elaboración de una ley que regularice la publicidad oficial. En México no está regulada, y por ende es necesaria una herramienta que permita establecer los criterios y parámetros para la contratación de la publicidad, así como garantizar la pluralidad y la equidad de la información, evitando la asignación discrecional. Desde 2002, el legislativo ha impulsado diversos proyectos de ley sobre la publicidad oficial, sin embargo ninguno de estos ha sido discutido en el pleno.

 

* A nivel presupuestario, un desafío es el de motivar a la instauración de límites al gasto excesivo en Publicidad Oficial. Existe una ausencia de mecanismos de control del gasto en publicidad oficial, lo que resulta en sobre ejercicios de más del 50%, tanto a nivel federal como en el estatal. A lo largo de 2016 se deberá trabajar para que se establezca, por lo menos, un límite del 10%.

Es importante mencionar que no todo recae en los gobiernos federal y estatal, los medios de comunicación juegan un rol  prioritario en este tema. Por consiguiente, se incentiva a que:

 

* Adopten códigos de ética que prohíban aceptar sobornos que permean la información y repercutan en su cobertura. Del mismo modo, que fortalezcan la confianza de la ciudadanía y fomenten el debate público mediante la transparencia de lo que perciben en publicidad oficial y de otros fondos gubernamentales.

 

Los desafíos para el 2016 en materia de publicidad oficial, son varios y a la vez complejos. El tema no es sencillo, en gran parte es responsable de lo que vive el periodismo en la actualidad -desde agresiones y  desapariciones hasta asesinatos de periodistas, aunado a constantes irrupciones a la libertad de expresión-.  Desde Fundar seguiremos trabajando como lo hemos venido haciendo, incentivando y promoviendo la transparencia y la rendición de cuentas a través de la investigación seria y el análisis crítico de la información, de igual forma monitoreando el gasto de la publicidad oficial para lograr un mecanismo o ley que regule la publicidad oficial.

Paulina Castaño

Contenido de interés