Medidas extraordinarias

Medidas extraordinarias
Foto: Cuartoscuro
 

Las medidas extraordinarias propuestas por el Ejecutivo el pasado 17 de mayo, para atender la libertad de expresión y la protección de periodistas difícilmente serán la solución a los problemas que atraviesa el periodismo en el país: son más bien anuncios ordinarios que carecen de rumbo y estrategia. Pues aluden a una urgencia por disimular la situación y, en teoría, brindar apoyo al gremio periodístico -algo a todas luces necesario debido al contexto de violencia contra la prensa-. Estas medidas no son nada extraordinarias pues repiten las mismas exigencias que los defensores, periodistas y organizaciones de derechos humanos han estado promoviendo desde hace varios años, y que lamentablemente no han dado resultados. A grandes rasgos, las acciones se enfocan en el fortalecimiento del Mecanismo de Protección para Personas Defensoras de Derechos Humanos y Periodistas (en adelante Mecanismo), y de la Fiscalía Especial para la Atención de Delitos Cometidos Contra la Libertad de Expresión (FEADLE).

 Sobre el fortalecimiento del Mecanismo… una mirada desde el presupuesto…

En términos del gasto, el Mecanismo está adscrito a la Secretaría de Gobernación, a través de la Unidad para la Defensa de los Derechos Humanos, misma que ejerce los recursos del programa presupuestario P017 “Mecanismos de protección a periodistas y defensoras y defensores de derechos humanos” y que coordina el fideicomiso que administra los recursos del Fondo para la Protección de Personas Defensoras de Derechos Humanos y Periodistas. Este fideicomiso se creó en octubre de 2012, con el objetivo de obtener recursos económicos adicionales a los previstos en el Presupuesto de Egresos de la Federación (PEF); y destinar recursos económicos para la implementación y operación de medidas de prevención y protección.

A primera vista, podemos destacar que el presupuesto asignado al programa presupuestario que atiende los crímenes contra periodistas ronda los 150 millones de pesos (mdp), y de 2013 a 2015 se han dado sub ejercicios en el gasto. Es importante mencionar que, para 2016 y 2017 no se asignaron recursos, lo cual es sumamente preocupante pues en los últimos dos años se incrementaron los crímenes contra periodistas en el país, 17 asesinatos en dichos años.

Ahora bien, la aportación inicial del Fondo (un fideicomiso público no considerado entidad paraestatal) por parte del gobierno federal para el cumplimiento del Mecanismo fue de aproximadamente, 41 mdp. Cabe mencionar que las fuentes de financiamiento son: aportaciones anuales derivadas del PEF; donativos particulares; y bienes transferidos por el gobierno federal o entidades de la federación. Pero, se desconocen los montos y los nombres de los financiadores, lo cual nos habla de los problemas que tienen este tipo de fideicomisos en materia de transparencia y rendición de cuentas.

Al revisar la información del fideicomiso en la Cuenta Pública y del presupuesto del Mecanismo, podemos señalar que no necesariamente se requiere de más recursos para poder atender la crisis que viven los periodistas en México, sino lo que se necesita es mejor ejecución en la atención para salvaguardar la vida y seguridad de las personas en situación de riego como consecuencia de la defensa de los derechos humanos y el ejercicio de la libertad de expresión. De la creación del fideicomiso a la fecha, ha habido un crecimiento considerable de los recursos, pasando de los 41 mdp en 2012, a una disponibilidad de 300 mdp en 2017.

La cuestión es que no se conoce el desglose del destino de los recursos empleados en la protección a personas defensoras y periodistas. Únicamente, se señala para cada año el destino del gasto que atiende: “MECANISMO DE PAGO, QUE PERMITA LA CONTRATACIÓN, ADQUISICIÓN, ARRENDAMIENTO DE BIENES Y PRESTACIÓN DE SERVICIOS, A FIN DE IMPLEMENTAR LAS MEDIDAS DE PROTECCIÓN ESTABLECIDAS EN LA LEY PARA LA PROTECCIÓN DE PERSONAS DEFENSORAS DE DERECHOS HUMANOS Y PERIODISTAS”. Con esta breve acotación no se brindan explicaciones suficientes para saber si el fideicomiso está cumpliendo con metas y objetivos claros, pues se desconoce el número de personas atendidas, y las medidas de operación de los recursos. Conocer esta información es vital para saber si realmente lo que se necesita son mayores recursos o si lo que se requiere es un cambio en el enfoque que se le ha dado al gasto en esta materia.

Sobre la FEADLE… y su fortalecimiento a través de más personal y mejor capacitación…
La FEADLE, encargada de dirigir, coordinar y supervisar las investigaciones y, de perseguir los delitos cometidos en contra de quienes ejercen la actividad periodística o se cometa en razón del ejercicio de derecho a la información o de libertad de prensa y expresión, se crea en 2010 sin mayores resultados. Y el disponer de más personal y darle mayor y mejor capacitación al que ya se encuentra en funciones, no será suficiente para que las agresiones contra periodistas disminuyan.

A partir de la gráfica anterior, podemos señalar que la Fiscalía cada vez cuenta con menos recursos para ejercer su labor, mientras que se incrementan los delitos contra periodistas. Tal parece que se emplean de una manera inadecuada. De 2013 a 2017, se visibiliza una disminución del 58 por ciento en el presupuesto asignado, pasando de los casi 43.63 mdp a los 18.43 mdp. Además, en todos los años se dieron sub ejercicios: tan sólo en 2016, esta Fiscalía ejerció 36 por ciento menos de su presupuesto, al pasar de los 26 mdp a los 16.7 mdp. Independientemente del detalle en el ejercicio del gasto de la Fiscalía, la grave situación que atraviesa la labor de los periodistas en México es una muestra de que la FEADLE no ha dado los resultados esperados y no ha logrado resolver los delitos cometidos contra ellos.

El contexto de violencia contra la prensa es persistente, y a raíz de los últimos eventos, se forma un frente de más de 50 medios de comunicación y organizaciones civiles para generar una agenda de protección a periodistas, por medio de mesas de trabajo en las que se analizará y discutirá el contexto del periodismo en el país que definirán los pasos a seguir en la protección: Mesas de trabajo. Medidas urgentes para la protección de periodistas. Es el momento para profundizar y debatir la situación; es en este espacio donde se deberá analizar si es un problema de falta de recursos o de ejecución; así como examinar otros temas apremiantes como lo es la regulación de la publicidad oficial, la cual es una de las formas que facilita el uso de la violencia hacia periodistas.


[ Por Paulina Castaño ]

[ Artículo en Sin embargo ]