Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.

Aumento de capital del BID sometido a consulta

  • Organizaciones de la sociedad civil exigen que el mecanismo de consulta sea transparente y participativo
  • La recapitalización debe asegurar condiciones sociales y ambientales previas a la negociación

Guadalajara, México (Noviembre 4, 2009)- El Banco Interamericano de Desarrollo (BID) celebra en Guadalajara los días 4 y 5 de Noviembre una consulta con la sociedad civil para evaluar su solicitud de recapitalización. La solicitud de un Aumento de Capital (GCI, por sus siglas en inglés) de USD $180 mil millones es el noveno y de lejos, el más grande en la historia del BID – más de cuatro veces la cantidad de cualquier aumento previo. Basado en las tendencias actuales, el GCI propone casi triplicar el nivel de préstamos anuales del Banco. Esta propuesta de aumento masivo de capital le sigue a pérdidas vergonzosas de casi USD $1,900 millones en 2008.
El proceso de consultas públicas que el BID está realizando en el marco del Noveno Aumento General de Capital (GCI-9), y de manera similar al proceso seguido por el Mecanismo de Investigación y Consulta Independiente (MICI), marca sin duda alguna un hito en su historia. Las organizaciones de la sociedad civil reconocen dicho esfuerzo, que supone el establecimiento de una metodología que se venía impulsando desde hace tiempo. Tanto, que estos procesos de consulta tal vez no hubiesen existido de no ser por el trabajo de seguimiento de varias organizaciones de la sociedad civil.

En este contexto, el proceso de consulta corre el riesgo de perder credibilidad por diferentes razones. Por un lado, porque hay limitaciones en la difusión de información relevante para una participación sustancial. Asimismo, no existen mecanismos que garanticen que las recomendaciones surgidas en las consultas sean verdaderamente consideradas, más allá de posibles resúmenes de dichas recomendaciones. De este modo, el ciclo de participación y consulta pierde su sentido natural.

La legitimidad y credibilidad del proceso, radica en tener acceso a la propuesta final que se envía a la mesa de Gobernadores o Directores Ejecutivos del Banco para su aprobación. Lo anterior aplica para cualquier proceso de Consulta, (MICI, Estrategia de Cambio Climático, la Propuesta para una Nueva Estrategia Institucional actualizada, etc.). Lo anterior permite verificar que efectivamente se incorporen los comentarios recogidos en las Consultas en la versión final; es decir, que éstas no sean únicamente procesos de legitimación externa de sus procesos. “Sin mayores compromisos hacia la transparencia y la rendición de cuentas, el gran reto de una gestión basada en resultados pierde sustento. Con la firme intención de lograr un proceso que resulte verdaderamente beneficioso y que gane legitimidad y credibilidad de sus buenas intenciones, es importante seguir recalcando ciertas inconsistencias en el retórico discurso de la Agenda para un Banco Mejor que se siguen observando en el proceso de consulta organizado por el BID,” dice Valeria Enríquez, de Fundar, Centro de Análisis e Investigación, de México.

El BID está preparando la versión final del Mecanismo Independiente de Consulta e Investigación (MICI) para la aprobación de su Junta de Directores en Noviembre. Este borrador que supuestamente refleja las propuestas hechas por más de 200 organizaciones e individuos, como las reglas para emitir quejas por parte de comunidades afectadas por proyectos financiados por el BID, no será divulgado a pesar de que ha sido solicitado por una gran parte de los consultados. Obviando una práctica común entre otros Bancos Multilaterales, esta falta de voluntad de compartir la propuesta final del MICI le resta confianza y calidad a todo el proceso de consulta global del Aumento de Capital General (GCI).

“El hecho de que se haya demorado tanto la efectiva revisión de la política del MICI, así como la decisión de no entregar el segundo borrador de la propuesta, son desincentivos para que las organizaciones de la sociedad civil participen en ésta o en futuras consultas,” dice Juan Carballo, Coordinador de Programa de Gobernabilidad Global, de la ONG Argentina, CEDHA.
A pesar de algunos avances en la incorporación de consideraciones de sustentabilidad socio-ambiental en sus operaciones, la ventaja comparativa del BID como un banco responsable con el medio ambiente en Latinoamérica permanece aún sin demostrarse. Las iniciativas recientes del BID sobre el cambio climático y energía renovable han estado al margen de sus actividades principales, mientras que unas inversiones mal planificadas en los sectores de infraestructura e industrias extractivas han exacerbado las emisiones de gases de efecto invernadero debido a las modificaciones del uso del suelo. Hasta ahora, el BID no mide ni informa cuál es su “huella de carbono” ni el impacto de sus operaciones en la biodiversidad.
“Ser un ‘banco verde’ requiere más que un abanico de proyectos, requiere una estrategia para enfrentar el cambio climático en Latinoamérica, que explique lo que se hizo, dónde estamos y hacia dónde debemos ir. No tener esta estrategia unas semanas antes de la Conferencia de Copenhague pone en duda su capacidad para el liderazgo” afirma Cesar Gamboa, Presidente de Derecho, Ambiente y Recursos Naturales (DAR) de Perú.
La reunión en Guadalajara es la segunda ronda de discusión con la sociedad civil acerca de la propuesta de recapitalización, luego de la reunión convocada con organizaciones de Washington el 30 de octubre. La Asamblea de Gobernadores del Banco revisará un nuevo borrador de la estrategia institucional y se prevé que se reunirá una vez más en Washington D.C. en Febrero 2010, en preparación para la próxima reunión anual programada en Cancún, México, en marzo de 2010. Las propuestas de recapitalización que resulten de la reunión en Cancún deberán ser aprobadas por las legislaturas de cada país donante del Banco. De lo anterior la importancia de contar con un proceso transparente de las Consultas que refleje y tome realmente en cuenta las opiniones de organizaciones de la sociedad civil. Para evitar que el proceso de consulta pierda credibilidad, el BID deberá entregar a tiempo los borradores antes de que estos sean otorgados a los Directivos para su aprobación.
Para acceder al texto de las recientes observaciones y recomendaciones de la sociedad civil con respecto al BID, veahttp://www.bicusa.org/es/Article.11519.aspx. Para obtener más información sobre el BID y el 9º aumento de capital, vea /en/Institution.4.aspx.
CONTACTOS
Cesar Gamboa, Presidente, Derecho, Ambiente, y Recursos Naturales (DAR), Perú, Tel. (511) 266-2063,[email protected]
Valeria Enríquez, Investigadora, Transparencia y Rendición de cuentas, Fundar, Centro de Análisis e Investigación, A.C., D.F., México (52-55)5554-3001 ext. 150, [email protected]
Juan Martín Carballo, Coordinador de Programa de Gobernabilidad Global, CEDHA – Centro de Derechos Humanos y Ambiente, Argentina, Tel. (202) 361 7039, [email protected]