Search
Close this search box.

¿Cómo va la armonización contable en los estados?

La Ley General de Contabilidad Gubernamental se presentó por primera vez en el año 2008. Después en 2012, antes de terminar el sexenio de Felipe Calderón, se le hizo una reforma que incluyó diversas modificaciones en materia de transparencia presupuestaria. Respecto a la información presupuestaria, la ley básicamente señala el contenido mínimo que deben de tener los documentos más importantes en este proceso: la Ley de Ingresos y el Presupuesto de Egresos. El plazo para los estados para cumplir con lo que dicta esta ley era diciembre de 2013. A casi un año del plazo obligatorio, surge una pregunta ¿cómo van las entidades federativas en su cumplimiento?

En Fundar realizamos una primera revisión por estado y encontramos lo siguiente. En la relación a la Ley de Ingresos y la información que se debe hacer pública falta mucho por hacer. Es decir, si bien la gran mayoría de los estados cumple con los formatos de la ley y divulga la información relacionada a los ingresos de los estados, el nivel de detalle es todavía muy bajo. Sobre todo en lo que se refiere a rubros como: los ingresos extraordinarios, los subsidios, los convenios de reasignación. Esto no es un problema de incumplimiento de la ley, pues la ley no solicita tanto detalle. Entonces, se requiere que las obligaciones que implica la ley se vayan modificando y se solicite cada vez más información y con mayor nivel de desagregación.

En lo que se refiere al Presupuesto de Egresos sucede lo mismo. Falta detalle de los rubros. Si bien la ley presenta avances al requerir, por ejemplo, el monto del gasto en comunicación social o el rubro total de gasto en pensiones, esta información se proporciona como un monto global y en realidad resulta escasa si lo que se requiere es realizar un análisis profundo.

En el tema del presupuesto ciudadano, documento que explica el presupuesto de forma amigable, clara y sencilla para que una persona no experta pueda entenderlo, la ley requiere que todos los gobiernos locales y la federación produzcan uno. Incluso la ley establece un formato para guiar a los estados en la elaboración de este documento. El análisis demuestra que prácticamente todos los estados publicaron un documento de este tipo. Sin duda es un avance que a nivel local, los gobiernos estén produciendo información en lenguaje comprensible para el público general, pues esto sería una base importante para fomentar la participación ciudadana en los asuntos públicos. Sin embargo, hasta ahora no termina de quedar claro cómo utilizar esta información para efectivamente generar impactos en la calidad de los bienes y servicios que brinda el gobierno. Tampoco es claro si los datos que presentan los documentos ciudadanos son los más útiles para fomentar algún tipo de monitoreo ciudadano o que presenten alguna aportación relevante para mejorar el quehacer gubernamental.

En suma, la Ley General de Contabilidad Gubernamental es un avance, pues ha contribuido a armonizar tanto la información como la forma en que los entes públicos de todos los niveles de gobierno presentan la misma. Sin embargo, es necesario por un lado seguir insistiendo en aumentar el detalle y los rubros de datos que se divulgan. Además, es importante hacer públicos datos útiles que por un lado informen al ciudadano de las acciones del gobierno, y que por otro permitan disminuir la corrupción de las autoridades locales, aumentar los contrapesos, mejorar la gobernabilidad en los estados y municipios, y contribuir a aumentar la calidad de los servicios y bienes públicos.

Liliana Ruiz

http://blogs.eluniversal.com.mx/weblogs_detalle20797.html