Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.

Por un presupuesto fuerte, justo, equitativo y transparente

  • Si se van a aumentar los impuestos es necesario que mejoren los mecanismos de transparencia y rendición de cuentas para que ciudadanos sepamos cómo se gasta y si se están cumpliendo objetivos.
  • El sistema impositivo tiene que ser progresivo: tienen que pagar más quienes más tienen. Lo mismo debe pasar con el gasto público: no podemos permitir que se deje de destinar a las personas más pobres. Hoy la desigualdad no cambia tras el cobro de impuestos y las transferencias del gobierno.
  • En 2010, México recaudó 18.8% del PIB; 15 puntos menos que el promedio de la OCDE. Aunque en IVA recaudamos similar al promedio, en ISR ingresamos 6% menos como proporción del PIB.

México, D.F. a 25 de septiembre de 2013.- Uno de los principales retos que enfrenta el Estado mexicano para poder garantizar los derechos humanos de todas las personas es la baja tasa de recaudación; problema estructural de la economía y sistema político desde hace poco más de tres décadas. México presenta una de las tasas más bajas de recaudación de América Latina y de los países integrantes de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE). En 2010 presentó una recaudación total (incluyendo los impuestos por hidrocarburos) de 18.8 puntos porcentuales de su producto interno bruto (PIB).

 

Esta incapacidad para recaudar de manera eficiente se refleja en la pobreza endémica en la cual se encuentran 53.3 millones de mexicanos y mexicanas; mismas que no pueden gozar de los derechos que les garantiza la Constitución. En otras palabras: la política fiscal actual no contribuye, como en otros países, a reducir la desigualdad. Y esto se explica en gran medida debido a que nuestro país ha mantenido una gestión macroeconómica que privilegia la estabilidad sobre el crecimiento equitativo. Además, nuestras finanzas dependen en gran medida de los hidrocarburos, un recurso no renovable y cuya sobreexplotación merma la riqueza de generaciones futuras.

En este contexto, la propuesta de reforma hacendaria presentada por el gobierno federal no es un tema menor. Desde Fundar hemos realizado un análisis de sus puntos más importantes, mismos que destacamos a continuación:

  1. Aplaudimos la decisión de no cobrar IVA a alimentos y medicinas, y de desaparecer otros gravámenes como el Impuesto Empresarial a Tasa Única (IETU) y el Impuesto a Depósitos en Efectivo (IDE). El IETU duplica la función del ISR y, acumulado con el cobro del mismo, genera costos importantes; especialmente para las pequeñas y medianas empresas.
  2. Consideramos como positivo el aumento al IVA en el consumo de chicles, alimentos para mascotas y eventos. Los primeros, porque no son artículos de primera necesidad. Y los eventos, porque los oligopolios que dominan este mercado son los principales beneficiados con las exenciones.
  3. La propuesta del Ejecutivo de aumentar el gravamen del ISR de una tasa de 30% a 32% a los ingresos individuales iguales o superiores al medio millón de pesos anuales es positiva, aunque podría mejorarse porque una tasa diferenciada gravaría a ingresos que van desde los 41 mil pesos mensuales hasta 500 mil pesos mensuales y más allá. La tasa fija opera en forma regresiva, en tanto que retira a las clases medias una proporción mayor del ingreso que requieren para cubrir necesidades básicas. Urge reducir el abismo existente entre deciles de ingreso. A partir de un cobro más escalonado y progresivo del ISR, el gobierno atendería dos graves problemas estructurales: mitiga la desigualdad al tiempo que genera para sí una fuente de ingresos de suma importancia.
  4. El establecimiento del cobro de derechos sobre el volumen de producción minera es, en definitiva, una adición muy positiva a la iniciativa de Ley Federal de Derechos. También nos parece adecuado el cobro de 10% a las ganancias obtenidas a partir de transacciones financieras.
  5. Nos preocupa el proceso de recentralización del gasto en salud y educación que propone la reforma. A pesar de que son una respuesta a las irregularidades detectadas en la gestión del Seguro Popular y en los recursos para educación encontradas por la Auditoría Superior de la Federación (ASF), sería mejor aumentar la capacidad institucional en la gestión de los recursos en las entidades federativas.
  6. En cuanto al tema de hidrocarburos, la reforma presentada por el gobierno no es la adecuada. Una reforma deseable tendría que orientarse hacia la construcción de un modelo cada vez más democrático en la gestión de los recursos naturales no renovables, como señalan las mejores prácticas internacionales. Permitir una participación más amplia de diferentes actores en esta gestión es fundamental para asegurar que se realice en función del interés público. Los ingresos petroleros son recursos extraordinarios provenientes de una fuente finita, cuya explotación merma paulatina y constantemente la riqueza de futuras generaciones de mexicanos.
  7. Ausente de la discusión sobre nuevas fuentes de recaudación se encuentra la generación de un impuesto por prácticas monopólicas u oligopólicas que las desincentive. Es preciso recordar que el artículo 28 de la Constitución establece una prohibición sobre los monopolios. Esta prohibición es letra muerta en México: las fortunas más grandes del país tienen su base en un monopolio.

Para que esta reforma fiscal permita que México cumpla con sus obligaciones de derechos humanos, el Estado se tendrá que comprometer a implementar mejoras sustantivas en las funciones públicas como contrapeso al aumento de las cargas fiscales. Lo anterior implica la prestación de servicios públicos de calidad, que sean accesibles y adecuados a las condiciones culturales de quienes gozarán de dichos servicios. Además, se requiere asegurar la transparencia en el ejercicio del gasto y un combate frontal a la impunidad y la corrupción en la administración pública a través de medidas que fortalezcan la fiscalización de los recursos, la evaluación del desempeño y las políticas de austeridad en el gasto corriente del gobierno.

*Para mayor información, favor de comunicarse con Juan Carlos Lavin o Itzi Salgado, del área de Comunicación, al tel. 5554-3001, ext. 136 y 151. Emails: [email protected] e [email protected]